Mostrando el único resultado

Información de Fructosa

La fructosa es un monosacárido, la forma más simple de carbohidrato. Como su nombre lo indica, los mono (uno) sacáridos (azúcar) contienen solo un grupo de azúcar; por lo tanto, no se pueden desglosar más.

Cada subtipo de carbohidrato tiene diferentes efectos en el cuerpo según la estructura y la fuente (es decir, de qué alimento proviene). La estructura química afecta la rapidez y/o la facilidad con la que se digiere o absorbe la molécula de carbohidrato. La fuente afecta si se proporcionan otros nutrientes junto con los carbohidratos.

Por ejemplo, tanto el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) como la fruta contienen fructosa, pero sus efectos en el cuerpo son diferentes. El JMAF es esencialmente un sistema simple de suministro de fructosa: no hay nada más, mientras que la fruta contiene nutrientes adicionales junto con fibra, que afectan la digestión y absorción de la fructosa. Además, la cantidad de fructosa en una manzana promedio es mucho menor que, digamos, la lata promedio de refresco.

La fructosa tiene una textura, dulzura, velocidad de digestión y grado de absorción únicos y son diferentes de la glucosa, que es el azúcar en el que se convierten la mayoría de los carbohidratos de nuestra dieta cuando llegan al torrente sanguíneo.

La fructosa se absorbe en el intestino a través de mecanismos diferentes a los de la glucosa.
La fructosa tiene una tasa de absorción más lenta.
A diferencia de la glucosa, la fructosa no estimula una liberación sustancial de insulina.
La fructosa se transporta a las células a través de un transportador diferente al de la glucosa.

Una vez que la fructosa está en el hígado, puede proporcionar glicerol, la columna vertebral de la grasa y aumentar la formación de grasa.
Es posible que algunas personas no puedan absorber completamente la fructosa cuando se administran en una dosis alta de alrededor de 50 gramos.

Puedes comprar fructosa en la Tienda ecológica de Naturlé.