¿Por qué usar cosmética natural?

Por qué usar cosmética natural naturlé málaga

¿Por qué usar cosmética natural? Porque los ingredientes de origen vegetal o natural son más beneficiosos, es decir, afines a la estructura de nuestra piel, ya que podemos decir que somos seres creados en la naturaleza. Si fuésemos robots, nos vendría mejor el uso de aceites de engranaje o petróleo.

Un poco más a fondo sobre la cosmética natural...

El 60% de los productos que aplicamos sobre la piel acaban en nuestro torrente sanguíneo (indican estudios dermatológicos).

Al evitar el uso de parafina u otro petróleo, los poros no se tapan y permite que la piel respire y absorba sustancias beneficiosas como las vitaminas o minerales que hidratan y calman nuestra piel.

Las células vegetales y las células de la piel humana son muy similares, por lo que la piel puede integrar fácilmente las sustancias vegetales activas en nuestros procesos de metabolismo, proporcionando humedad en las capas más profundas y evitando así futuros problemas de piel.

Potencia la capacidad de autoregeneración restableciendo su equilibrio natural, fortaleciendo y mejorando las funciones de la piel . Es más eficaz y minimiza el riesgo de reacciones alérgicas.

La piel de los bebés y los niños es muy sensible, fórmulas sencillas adecuadas a su pH neutro (alrededor de 7) que combina extractos de plantas con limpiadores suaves ayudan a fortalecer su protección natural, asegurando una piel sana.

La fórmula de champú y gel de baño,  loción hidratante corporal,  bálsamo en crema para pañales, se basa en una combinación de  ingredientes vegetales naturales , de uso tradicional y eficacia probada.

Hay una gran diversidad de criterios, algunos de ellos propiedad de empresas certificadoras privadas, la ISO 16128 es un estándar internacional capaz de hacernos conocer el porcentaje exacto de lo natural que es el producto cosmético de manera inequívoca

Por qué usar cosmética natural naturlé málaga

Ingredientes de la cosmética natural beneficiosos para nuestra piel

Avena (Avena Sativa Kernel): Rico en vitaminas y minerales es un gran emoliente que suaviza, hidrata y calma la piel, muy útil por sus propiedades relajantes y desestresantes, especialmente indicado en casos de pieles sensibles o irritadas.

Caléndula:  Originaria de la región mediterránea y Asia Menor, ya utilizada en las civilizaciones romana, hindú y árabe. Contiene compuestos activos como flavonoides y vitamina E, de ahí sus múltiples beneficios como antiinflamatorio, antibacteriano y antiséptico. Ideal para la regeneración cutánea.

Miel: Todas sus propiedades nutricionales, terapéuticas y cosméticas se deben a las diferentes sustancias presentes en el néctar y el polen de las flores, origen primario de la miel que las abejas enriquecen con sus propias enzimas. Regenerante, antiinflamatorio, antibiótico, nutricional, antiviral, antiséptico. Vitaliza, protege, restaura, limpia, hidrata, suaviza y nutre la piel.

Bisabolol: Es un ingrediente activo del aceite esencial de flor de manzanilla. Ayuda a administrar ingredientes activos por vía transdérmica para mejorar la penetración cutánea. Tiene propiedades antiinflamatorias, antifúngicas y antibacterianas. Es el preferido por excelencia para proteger la piel frente a factores contaminantes del medio ambiente. Intenso calmante y emoliente, fácilmente tolerado por todo tipo de pieles, especialmente pieles sensibles.

Manteca de karité (Butyrospermum Parkii):  La manteca de karité se obtiene del prensado de las nueces de karité. El karité es un potente regenerador celular 100% natural. Hidratante y nutritivo, aporta a la piel una barrera que evita la deshidratación y protege de las agresiones externas del medio.

¿Por qué usar cosmética natural? Más ingredientes

Porque los ingredientes de origen vegetal o natural son más beneficiosos, es decir, afines a la estructura de nuestra pie

Aceite Almoide Dulce (Prunus Amygdalus dulcis oil):  Rica en proteínas, minerales y vitaminas A, B y E, con emoliente, suavizante, hidratante y antiinflamatorio. El perfecto aliado de las pieles delicadas y sensibles.

Aloe vera:  Rico en vitaminas, enzimas, minerales y nutrientes naturales que estimulan la producción de nuevas células. Penetra e hidrata las capas más profundas de la piel. Calma, cura y tonifica, además de tener un amplio espectro antibacteriano y antifúngico.

Aceite de algodón (aceite de Gossipium Herbaceum): Se extrae de la semilla de algodón y es rico en ácido linoleico. Especialmente indicado por sus propiedades emolientes y calmantes. La composición de ácidos grasos esenciales lo convierten en un potente regenerador aportando flexibilidad y tono a la piel, potente reestructurante de las pieles sensibles.

Aceite de Rosa Mosqueta: alto contenido en vitaminas A, C Omega-6, Omega-9, licopeno y betacaroteno que ayudan a nutrir, corregir y regenerar las células, favoreciendo la autoreparación de la piel del daño sufrido. 

Aceite de Semilla de Helianthus Annuus (aceite de girasol): Muy rico en vitaminas antioxidantes A, C y E que atrapan la humedad y mantienen la piel bien hidratada. Y Omega-6 que ayuda al desarrollo de las células, para tratar eczemas, acné y cicatrices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *